Herramientas Personales
Acciones de Documento

Luisa Ana Santibañez

Última modificación 25/08/2010 19:38
por luisg

Hace mucho que Luisa Ana Santibañez no ve a su padre quien, deportado, decidió quedarse en México. Su madre también fue deportada y, a los 21 años, Luisa se hizo cargo de la familia. ¿De qué vivieron en ese tiempo? De la beca que Luisa tenía para sus estudios de historia en la Universidad de Texas en Austin. Luisa es actualmente una de las jóvenes activistas de la resistencia contra la ley SB1070 en Phoenix, Arizona

El pequeño sacrificio de Luisa Ana Santibañez 

Luisa Ana Santibañez sueña “llegar a ser maestra de historia, para que los jóvenes conozcan sus raíces, su historia, de dónde vienen”.

Ella lo sabe perfectamente. Su padre guerrerense y su madre michoacana se conocieron en San Antonio, Texas, donde Luisa nació hace 26 años.

“Mi papá fue deportado y ya nunca se regresó. Mi mamá también fue deportada, pero ella creo que sintió el impulsó de madre y decidió volver. Luisa quedó a cargo de sus cuatro hermanos cuando tenía 21 años. “Casi por dos años nos quedamos solos. Soy la mayor y anduve cuidando a mis hermanos”.

Fueron tiempos duros: “Vivíamos de unas becas que me habían dado para la escuela, de préstamos y de la caridad que nos daba la familia”.

Luisa no acaba de salir de ese trance, porque todavía debe unos 30 mil dólares de los préstamos que obtuvo para estudiar.

El 29 de julio, cuando entró  en vigor la ley Arizona, Luisa se puso en la primera fila para ser arrestada por la policía: “Para mí fue un sacrificio pequeño, casi nada. Tengo el gran privilegio de haber nacido de este lado de la frontera, a mí me tocó esa fortuna porque mis padres cruzaron a tiempo. Pero vivo con tristeza, porque yo puedo ir y venir cuando me dé  la gana, y personas de mi misma familia no pueden hacerlo. Son personas que creo que merecen ese derecho. Personas que han pasado años sin poder salir, que se les muere un abuelo y no pueden regresar, porque el riesgo es demasiado grande”.

Con sus afanes de historiadora, Luisa se reconoce continuadora de la lucha de los derechos civiles en Estados Unidos: “En los sesentas había leyes injustas, la discriminación era legal. Y no hubo cambios sin ese sacrificio. De la misma manera, ahora reclamamos nuestra dignidad y seguimos adelante”.


Copyright © 1996-2014 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone