Herramientas Personales
Acciones de Documento

Juana Villegas

Última modificación 13/10/2008 18:26
por Arturo Cano

Por una infracción de tránsito, fue detenida en Nashville, Tennesse, con un avanzado embarazo. No se le permitió llamar al consulado y 48 horas más tarde fue llevada al hospital, esposada de manos y pies. Dio a luz bajo vigilancia policiaca .

“Te doy dos segundos para que le des un beso a tus hijos, porque te voy a llevar”. Juana Villegas fue detenida el 3 de julio, porque según un oficial de tránsito manejaba de manera errática y porque no traía licencia de conducir.

Su caso se convirtió en un ejemplo de las vejaciones a las que son sometidas miles de personas, tratadas como criminales sólo por haber llegado a un nuevo país con la idea de mejorar las vidas de sus hijos.

Juana Villegas estaba encadenada cuando aparecieron los dolores de parto. Amarrada a la cama de hospital, bajo vigilancia permanente, dio a luz a su hijo Gael y después fue devuelta a la cárcel. Sólo le quitaron las cadenas una hora antes del parto y la volvieron a encadenar seis horas después. No se le permitió comunicarse con su esposo ni tampoco ver a su recién nacido durante dos días.

Juana, de 33 años, fue detenida delante de sus tres hijos por el sargento, Timothy Ray Coleman, quien la acusó de “conducción descuidada”.

Lo cierto es que la policía local, en los meses previos, detuvo a mil 500 personas, residentes legales, sólo por su “aspecto racial”. En esa zona, en el último año han sido deportadas más de tres mil personas. Con toda su crudeza, el caso de Juana Villegas sólo es uno entre un mar de abusos.

Juana Villegas fue “condenada” a mediados de agosto pasado: tuvo que pagar una multa de 250 dólares por no traer seguro automovilístico.


Copyright © 1996-2017 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone