Herramientas Personales
Acciones de Documento

Elvira Arellano

Última modificación 20/02/2009 23:39
por luisg

Su rostro aniñado ha recorrido el mundo dos veces. La primera, cuando el gobierno de Estados Unidos decidió deportarla pese a la atención internacional suscitada por su caso. La segunda ha tardado más tiempo: Elvira Arellano va camino a darle la vuelta al mundo con la bandera de los derechos de los inmigrantes. Ha estado ya en Europa y Asia, y estará en muchos lugares más, con excepción del país que ella había elegido, a donde no puede volver.

Por: Arturo Cano

Si no la hubiesen deportado, es muy posible que Elvira Arellano jamás hubiese conocido Atitalaquia, un pueblo del estado de Hidalgo donde estuvo a principios de este año. Además de conflictos postelectorales y casas de descanso de trabajadores petroleros, Atitalaquia es uno de los pasos obligados de los migrantes que viajan trepados en el tren, rumbo al norte.

El Día de Reyes, Elvira Arellano inauguró la “Casa de los Pobres” en ese lugar, un refugio destinado a atender a los migrantes centroamericanos que van de paso.

La casa es financiada por “Familia Latina Unida”, una organización con sede en Chicago, Illinois, que encabezan Emma Lozano y Walter Coleman, quien es, además, el pastor de la iglesia metodista donde Arellano estuvo refugiada durante más de un año (y que hoy alberga a Flor Crisóstomo, otra migrante en condiciones similares).

En un caso harto conocido, Arellano fue detenida luego de salir de un célebre templo en Los Angeles y separada de su hijo Sául, con quien ahora vive en San Miguel Curahuango, Michoacán.

El niño Saúl cursa cuarto grado, tiene buen promedio y algunos problemas de salud que su mamá atribuye a un padecimiento asmático.


Copyright © 1996-2017 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone