Herramientas Personales
Acciones de Documento

El voto latino

Última modificación 10/11/2008 22:37
por luisg

Los hispanos salieron a votar en un número nunca visto. Y la mayoría votó por Barack Obama. ¿Se traducirá la fuerza electoral en el fin de las redadas y una nueva ley migratoria?

Por: Arturo Cano.

Barack Obama recibió 67 por ciento de los votos de los latinos o hispanos. Con esa etiqueta se identifica en Estados Unidos a los electores nacidos en países de habla hispana o hijos o nietos de hispano hablantes. Los latinos inmigrantes se inclinaron por el ganador en un número mayor: 78 por ciento votó por Obama.

Cerca de 10 millones de hispanos acudieron a votar en las presidenciales estadunidenses y la mayoría lo hizo por Obama, en un “cambio dramático respecto a 2004, cuando el electorado estaba más dividido que nunca”, según el análisis del Centro Hispánico Pew.

Obama mejoró en un 13% el voto hispano que el anterior candidato demócrata, John Kerry, en 2004. Parte del “cambio drámatico” consiste en que se esperaba que el voto hispano rondara los 7 millones u medio de votos, y se disparó a diez.

Los electores latinos no son, por supuesto, impermeables a las preocupaciones generales de los electores estadunidenses: la economía y el empleo estuvieron entre los factores más importantes de su decisión. Pero en su caso también tuvo un peso importante la promesa de Obama de realizar una reforma migratoria en su primer año de gobierno.

Esa bandera del candidato demócrata y ahora presidente electo fue clave para su avance en entidades donde era fuerte la pelea con los republicanos y existen importantes poblaciones hispanas, como Florida, Nuevo México, Nevada y Colorado.

No debe olvidarse que en las elecciones primarias de los demócratas, Obama fue derrotado por Hillary Clinton en estados como California, y que buena parte de los liderazgos latinos estaban con ella.

Pasado el tiempo, la crisis económica hizo la diferencia a favor del afroamericano, y en el caso de los latinos también influyó el maltrato de la administración Bush. Según encuestas, 67 por ciento de los hispanos que fueron a las urnas consideran que la discriminación en su contra creció en los dos últimos años de la era Bush.

Incluso entidades tradicionalmente complicadas para los demócratas se inclinaron por Obama, quien ganó en Florida, tradicionalmente dominada por los cubanos de derecha.

“Celebramos el significado de estos resultados en la contienda presidencial. La participación indiscutible de los inmigrantes en esta elección nos permitirá mejor la visibilidad y la fuerza política, especialmente cuando aboguemos por las familias inmigrantes que son obligadas a abandonar el sueño americano debido a las leyes de inmigración”, dice Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición de Derechos Humanos de Los Angeles.

Es justo lo que hay que esperar a ver: que la presencia en las urnas de los latinos en general, y de los inmigrantes en particular, se traduzca en un fin de las redadas y en una nueva ley migratoria.


Copyright © 1996-2017 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone