Herramientas Personales
Navegación
 
Acciones de Documento

Siete años del 11 de septiembre: menos libertades, más abusos contra inmigrantes

Última modificación 16/09/2008 10:48
por luisg

La “guerra contra el terror ha erosionado los mismos valores que buscaba proteger” y los inmigrantes han sido víctimas favoritas de la estrategia de la estrategia que la administración Bush desató tras los ataques de hace ocho años.

Por: Arturo Cano

La pérdida de vidas el 11 de septiembre de 2001 debería “haber fortalecido nuestro compromiso de proteger lo más valioso de nuestra nación: nuestros derechos y nuestras libertades civiles”, dice Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición Pro Derechos Humanos de Inmigrantes en Los Angeles (CHIRLA, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, ha producido el efecto contrario: “Después del 11 de septiembre, la estrategia de la administración Bush ha erosionado los mismos valores que buscaba proteger”.

En opinión del organismo defensor de los migrante, la guerra contra el terrorismo ha sido un pretexto “para manipular el miedo de los estadounidenses y enmascarar la difícil situación económica en que nos encontramos. Nos hemos apretado la soga al cuello sin protestar mucho”.

A pesar de los derechos consagrados en la Constitución de Estados Unidos, sostiene CHIRLA, el 11 de septiembre ha propiciado que aceptemos “que nos desnuden en el aeropuerto, detengan a una persona por tiempo indefinido sin acusación formal, nos espíen a través del internet y los celulares, aprueben leyes que libran al gobierno de cualquier responsabilidad, y se efectúen juicios secretos que no responden a ninguna jurisdicción. Estas son sólo algunas de las medidas que se han aprobado con el fin de proteger la seguridad nacional a costa de nuestra propia libertad y derechos”.

De la mano de esas restricciones y abusos contra la población en general, el gobierno estadunidenses ha apretado las tuercas contra los migrantes. “Miles de familias han tenido que sufrir la separación de sus seres queridos debido al incremento de salvajes redadas en centros de trabajo y lugares públicos”, dice Salas.

La Coalición con sede en Los Angeles recuerda que los inmigrantes detenidos son intimidados, además de que en algunos casos se les han administrado drogas sin su consentimiento y se les presiona para que firmen órdenes “voluntarias” de deportación.  En algunos casos, se han negado servicios médicos a inmigrantes enfermos, lo cual ha conducido a su agravamiento o incluso a la muerte.

“Hombres y mujeres trabajadores han sido detenidos al caminar por la calle simplemente por tener la piel oscura o por parecer extranjeros.  A los detenidos por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), se les niega acceso a un abogado o a un representante consular”, afirma CHIRLA.

El organismo afirma que los efectos del 11 de septiembre seguirán presentes por mucho tiempo. Pero exige que no sigan destruyendo las libertades ni impidiendo la justicia.


Copyright © 1996-2014 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone