Herramientas Personales
Navegación
 
Acciones de Documento

Los migrantes sí regresan… ¿de dónde?

Última modificación 22/04/2010 17:39
por luisg

Centenares de mexicanos huyen de los lugares a donde llegaron para buscarse la vida. ¿La crisis económica los lleva de vuelta a sus lugares de origen? No. ¿Abandonan Oaxacalifornia, Pueblayork o Arkansas? Tampoco. Vuelven a pueblos de Veracruz, con la ayuda de un programa que el gobernador Fidel Herrera llama de “repatriación” (¿el próximo paso es pedir pasaporte para entrar a Xalapa?). ¿Y de dónde regresan los juarochos? Sí, de Ciudad Juárez y otras ciudades fronterizas atenazadas por la violencia.

Por: Arturo Cano

En plena campaña electoral, seguro de que a su candidato no le verá ni el polvo el empleado de la Maestra, Miguel Angel Yunes, el gobernador de Veracruz, Fidel Herrera, lanzó un programa que cuesta poco y ayuda a presumir mucho: fletar aviones y camiones de mudanzas para que los veracruzanos residentes en Ciudad Juárez y otras ciudades de la frontera regresen al terruño.

Los juarochos, como se conoce a los jarochos que llegaron a Juárez y otros puntos fronterizos atraídos por las maquiladoras escapan de la violencia que, según los testimonios recogidos por la prensa estatal y nacional, les ha tocado en carne propia en el terreno donde el calderonismo libra su guerra contra el narco.

Que el programa se haya puesto en marcha en estos tiempos electorales ha despertado suspicacias en candidatos y dirigentes de la oposición. Algunos, como el diputado panista Sergio Vaca, han solicitado que el programa se suspenda, sólo para ser llamado “enemigo de Veracruz”, por un empleado del gobernador Herrera.

El mismo mandatario estatal ha salido al paso de las críticas a su programa de “repatriación” –así le llaman en la televisión oficial del estado- de juarochos. Según Herrera, los mismos “repatriados” le han sugerido invitar a los críticos a pasar una semana en Juárez o en Reynosa “para ver si después de esa experiencia recomiendan que el programa se suspenda”.

Unos dos mil veracruzanos, según el gobierno estatal, han solicitado apoyo para retornar, y hasta el momento han recibido el visto bueno 585, de los cuales poco más de 300 ya hicieron el viaje.

Algunos opositores han calificado el programa de “electorero” por lo que Mario Badillo, director de Atención a Migrantes del gobierno veracruzano, ha salido en su defensa: en primer lugar, ha dicho, 40 por ciento de los “repatriados” son menores de edad, razón por la cual no votan. De los adultos, dice también, muchos tienen su credencial de elector con domicilio en Ciudad Juárez, por lo que tampoco podrán votar en los comicios del próximo 4 de julio.

Siempre según cifras del gobierno veracruzano, en Juárez viven unos 40 mil veracruzanos, de los que mil 300 están esperando el apoyo para su retorno (un lugar en un vuelo charter y un camión de mudanzas para su menaje de casa). Hay otras cien solicitudes en Tijuana, Baja California, y en Reynosa, Tamaulipas.

Ante las críticas, el funcionario Badillo ha reaccionado exasperado: “Que se queden allá entonces, pero quienes juzgan que sea en la coyuntura electoral, que sean los responsables que si les pasa algo a esas personas que están solicitando el apoyo, que ellos sean los responsables de lo que les pase”. 
Según investigadores de la migración, diversas voces habían llamado la atención sobre el asunto desde hace tres años, pero sólo ahora, en la víspera electoral, se ha puesto en marcha el lucidor programa.

Bien por Felipe Calderón y Fidel Herrera. El primero, ha logrado que miles de mexicanos busquen ser “repatriados” en su propia patria. El segundo es pionero: pronto en las ciudades con mayores índices de violencia los gobiernos estatales tendrán embajadas.


Copyright © 1996-2014 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone