Herramientas Personales
Navegación
 
Acciones de Documento

Los migrantes prefieren a Los Angeles

Última modificación 02/06/2009 22:44
por luisg

Los hispanohablantes que deciden radicarse en Estados Unidos tienen sus preferencias: el condado de Los Angeles, en California, no sólo registra la mayor presencia de latinos, sino también el mayor incremento de esta población, según el censo oficial de Estados Unidos. En la lista sigue el estado de Nuevo México donde, haciendo honor a su nombre, 45 por ciento de la población es hispana

A mediados del año pasado, California era el estado con mayor población hispana de todo Estados Unidos, con 13.5 millones de habitantes, que equivalen al total de la población de los estados mexicanos de Michoacán, Jalisco y Oaxaca, que se cuentan entre los tradicionalmente “expulsores” de migrantes.

California también registra el mayor incremento de pobladores de origen hispano para el año pasado (313 mil más con respecto a julio del año anterior). Sobra decir que la mayoría de estos migrantes son de origen mexicano (nacidos en México o de padres con esta nacionalidad): 85 de cada cien hispanos en California pueden cantar sin problemas la Canción Mixteca.

La ciudad o, para ser más exactos, el condado de Los Angeles tiene el mayor número de hispanos de todo EU: 4.7 millones.

Nuevo México no se queda atrás; 45 de cada cien de sus habitantes son de origen hispano.

Imagine el lector el significado de estos datos. California y Texas, dos estados fronterizos de EU, tienen alrededor de 22 millones de habitantes de origen hispano. Esto es, casi cuatro millones más que todos los estados mexicanos de la frontera, incluyendo al muy poblado Nuevo León.

En 48 condados del país del norte los hispanos ya no son minoría: constituyen la mayoría de la población: los diez con mayor porcentaje se ubican en el muy republicano estado de Texas.

Los datos del censo, apenas dados a conocer por la oficina gubernamental correspondiente, muestran el nuevo rostro demográfico de EU, donde las “minorías”, solas a veces y en muchas ocasiones sumadas, son la nueva mayoría.

Webb, Starr y Maverick no son marcas de computadoras ni de carros, sino los nombres de tres condados texanos donde las “minorías” son entre 95 y 98 por ciento de la población.

Orange, no marca de refresco sino condado de Florida, es uno de los condados que transitaron entre 2007 y 2008 de mayoría blanca o anglosajona, a una mayoría conformada por hispanos y afroamericanos.

La repartición de los migrantes por todo el territorio estadunidense se hace evidente en la ubicación de los condados que pasaron de ser predominantemente blancos a territorio de minorías: Warren (Mississippi), Stanislaus (California), Finney (Kansas) y Edwards (Texas). Otros 304, además de los cinco citados, cuentan ya con una mayoría hecha de minorías.

Lo mismo pasa en varios estados donde las minorías ya son la mayoría: Texas (53 por ciento de minorías sobre anglos), Nuevo México y California (ambos con 58 por ciento) y Hawai, donde 75 de cada cien habitantes no son blancos.


Copyright © 1996-2017 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone