Herramientas Personales
Navegación
 
Acciones de Documento

Exige el FIOB a Ulises Ruiz y Calderón detener violencia en la mixteca

Última modificación 24/08/2010 19:28
por luisg

El Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) entregó una carta dirigida al presidente Felipe Calderón y al gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, en la que demanda su intervención inmediata para detener la violencia causada por un conflicto agrario entre los municipios de San Juan Mixtepec y Santo Domingo Yosoñama, en la región mixteca. La carta fue entregada este miércoles 11 de agosto por integrantes del FIOB en el consulado mexicano en Fresno, California.

Por: Redacción

“No queremos que nuestros niños y jóvenes se mueran a consecuencia de estos problemas. Los migrantes de la región en conflicto que vivimos aquí pensamos que hay otras maneras de solucionar los problemas”, dijo Felipe Ramírez Bautista, integrante del FIOB en la ciudad de Lamont, condado de Kern, en el Valle Central de California, según un comunicado.

Agregó que existen cientos de oriundos del municipio de San Juan Mixtepec, distrito de Juxtlahuaca que radican en localidades como Arvin, Lamont, Madera, Fresno y Santa María, California. Otros radican en los estados de Florida, Carolina del Norte, Washington, Oregon y Georgia. Los migrantes están sumamente preocupados por los enfrentamientos violentos que está viviendo su comunidad.

Los paisanos de San Juan Mixtepec radicados en California informaron que el problema de tierras con sus vecinos de Santo Domingo Yosoñama, distrito de Tlaxiaco, datan de hace varias décadas y refieren que los primeros cuentan con una resolución presidencial y título primordial que legitima la tenencia de la tierra en favor de San Juan Mixtepec, municipio al cual pertenecen 65 comunidades indígenas.

Se trata de alrededor de mil 800 hectáreas que ambas comunidades reclaman como suyas. De acuerdo  a los oriundos de San Juan Mixtepec, el problema ha existido entre ambas comunidades, sin mayores consecuencias. Sin embargo, responsabilizan de los enfrentamientos ocurridos el 7 y 8 de agosto pasados cuando se suscitaron los hechos violentos, a miembros de Antorcha Campesina, encabezados por Gabriel Hernández.

Narran que alrededor de 40 habitantes de San Juan Mixtepec, al frente de quienes iban las autoridades comunales y municipales, llegaron al paraje localizado entre Pueblo Viejo, Mixtepec y Buena Vista, Yosoñama para realizar trabajos de deslinde de las colindancias.

Enterados de la actitud violenta de sus vecinos, los de Mixtepec se hicieron acompañar de alrededor de ocho agentes de la policía municipal y hasta una ambulancia. Sin embargo, alrededor de 30 pobladores de Yosoñama llegaron armados y comenzaron a disparar a quienes realizaban el deslinde, quienes respondieron a la agresión.

Este enfrentamiento, de acuerdo a los de San Juan Mixtepec, se agudizó meses atrás cuando los de Yosoñama invadieron terrenos de San Juan Mixtepec donde sembraron frijol como parte del proyecto de una escuela.

Frente a ello, los de Mixtepec detuvieron inicialmente a 39 personas. Luego liberaron a algunos que se reportaron enfermos así como a otros menores de edad. A quienes, a decir de la fuente, los trataron bien procurándoles todo lo que necesitaban.

El problema alcanzó niveles violentos ya que durante los enfrentamientos del fin de semana pasado fallecieron dos personas de Yosoñama, así como otros heridos de San Juan Mixtepec. Estos últimos acusaron a Gabriel Hernández de haber lanzado una bomba molotov a los vehículos de Mixtepec provocando que alrededor de 30 unidades resultaran quemadas.

“Como migrantes, no estamos de acuerdo con lo que está pasando y hacemos un llamado a Gabriel Hernández y Antorcha Campesina a que dejen las armas y cambien el camino a un camino de paz por el bien de todos”, dijo Felipe Ramírez.

El FIOB respalda esta petición en busca de una solución pacífica a este conflicto.


Copyright © 1996-2014 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone