Herramientas Personales
Navegación
 
Acciones de Documento

Aprueban en Durango Ley de Protección a Migrantes

Última modificación 01/09/2008 21:17
por luisg

El Congreso local aprobó la Ley de Protección al Migrante, con la cual se pretende apoyar económicamente a los duranguenses radicados en el extranjero, y que padezcan alguna enfermedad o vayan a ser deportados.

Por: Saúl Maldonado

Durango, Dgo., 27 de agosto. El Congreso local aprobó la Ley de Protección al Migrante, con la cual se pretende apoyar económicamente a los duranguenses radicados en el extranjero, y que padezcan alguna enfermedad o vayan a ser deportados. Además, se busca con la legislación que por obligación, el Estado apoye a las familias de esos connacionales.

La nueva ley consta de 64 artículos, distribuidos en ocho capítulos: Disposiciones generales, de los migrantes, de la repatriación y deportación de migrantes duranguenses, de la asistencia social al emigrante, de la obra pública con la participación de emigrantes, de los transmigrantes y turistas, del padrón de inmigrantes extranjeros en el estado, y de los medios de protección a los migrantes.

En el segundo capítulo, se establece que los duranguenses que busquen mejores condiciones de vida en el extranjero, acudan a Dirección de Atención al Migrante –dependencia que se establecerá próximamente— o a sus ayuntamientos, para anunciar de su partida y tener un control de quiénes se van, pero también a dónde pretende llegar, para tener contacto con ellos. El artículo séptimo igualmente señala que se busca tener una estadística real sobre quienes abandonan su patria chica.

La legislación asimismo solicita a los ayuntamientos realizar campañas permanentes de información, sobre los peligros y riesgos que implican el internarse en el extranjero.

También se estipula que cuando un duranguense sea detenido por autoridades migratorias y vaya a ser deportado, la Dirección de Atención al Migrante deberá contribuir con un porcentaje económico del costo del traslado, gastos que compartirá con los ayuntamientos de donde el deportado sea originario, siempre que la deportación no sea por haber incurrido en un delito grave.

Sin embargo cuando un duranguense en el extranjero cometa un delito, y sea sentenciado a una pena privativa de su vida, la Dirección de Atención al Migrante gestionará ante la Secretaría de Relaciones Exteriores su intervención oficial, para pedir “clemencia” en los términos de la legislación federal.

En cuanto a la asistencia social en caso de deportación, se establece que el estado o los municipios deberán cubrir la cuota porcentual que les toca para la deportación, en efectivo, en especie (con convenios con empresas que brinden servicio de transportes de pasajeros) o a través de gestiones ante autoridades locales y federales, del punto fronterizo o aeropuerto a donde haya sido deportado.

En cuanto a la repatriación de cadáveres, los deudos de un duranguense fallecido en el extranjero podrán solicitar al estado o a los municipios que les brinden asesoría, para realizar los trámites necesarios de internación del cuerpo a territorio nacional.

La ley contempla, en una de sus secciones, el término de ayuda humanitaria a migrantes, por el cual cuando un duranguense radicado en el extranjero sufra de alguna enfermedad grave que requiera cuidados especiales, y carezca de recursos económicos suficientes para esta atención, podrá solicitar apoyo a la Dirección de Atención al Migrante para que se le traslade a la capital de Durango, para que reciba asistencia médica, a través de una instituciones de salud estatal.

En el caso de un desastre natural o urbano, un atentado terrorista o accidentes que pongan en peligro la vida de un migrante duranguense, se promoverán las acciones necesarias para salvoguardar la vida y bienes del connacional; asimismo, se le asignará un refugio y asistencia médica temporal en el territorio donde esté o bien, facilitarle los medios para que retorne a su tierra natal.

Y en el caso de que a un migrante duranguense se le condene a prisión en el extranjero, el Estado brindará por ley ayuda humanitaria a la familia del condenado, y su regreso a Durango si así lo desea.

De igual manera, se contempla la participación del Estado y los ayuntamientos, así como del gobierno federal, en la realización de obra pública en comunidades duranguenses donde habiten familias de emigrantes, y cada orden de gobierno deberá participar con un porcentaje similar en la elaboración de esta obra pública, mismo porcentaje que será aportado por los familiares de connacionales que radican en el extranjero.

Con ello, se establece por ley que el estado de Durango deberá de contar con una partida presupuestal anual, destinada a los migrantes para asistencia social, humanitaria o para obra pública, a través del Fondo Estatal para la realización de obra con participación de migrantes, y los municipios también tendrán su partida especial.

Pero esta ley no sólo habla de los duranguenses que radican o buscan vivir en el extranjero, sino también de los extranjeros que buscan llegar a otro país, y que deben cruzar el territorio estatal o bien, de los que están de turistas en la entidad.

Todos ellos, por el sólo concepto de estar internados en territorio duranguense, estarán protegidos con asistencia médica de emergencia que se les ofrecerá en cualquiera de los hospitales de la Secretaría de Salud estatal, lo mismo atención general, materno infantil, ginecología o de postparto, así como preventiva, al igual que tendrán derecho a hospedaje y comidas hasta por tres días en albergues públicos propiedad del estado o de los municipios. En algunos casos, se fijará una cuota de recuperación en el caso del hospedaje y alimentación.


Copyright © 1996-2017 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone