Herramientas Personales
Navegación
 
Acciones de Documento

Alerta para migrantes que atraviesan Sinaloa

Última modificación 16/10/2008 20:00
por luisg

Migrantes que regresan a México y pasan por el tramo carretero entre Culiacán y Mazatlán denuncian que sujetos vestidos como policías les roban todas sus pertenencias.

Jesús Narváez Robles, corresponsal

Tepic, Nay. Migrantes mexicanos que por diversos motivos regresaron al país en la presente semana, denunciaron que en el trayecto por la carretera de cuota entre Culiacán y Mazatlán, Sinaloa, hombres con armas cuerno de chivo (AK 47) le están quitando todas sus pertenencias a quienes proceden de Estados Unidos.

En un llamado de alerta “para que la gente avise a sus familiares que cuando vengan tengan cuidado al pasar por ese estado”, Germán Andrade, Hugo Castañeda y Marco Antonio Rivera, de los municipios de Tuxpan, Santiago Ixcuintla y San Blas, respectivamente, dijeron que viajaban en vehículos diferentes, acompañados por sus respectivos hijos y esposas cundo fueron obligados a salir de la autopista y asaltados.

 “Acabábamos de pasar la caseta que se halla en Culiacán, rumbo a Mazatlán, cuando sujetos vestidos de civil a bordo de tres camionetas con torretas encendidas nos cerraron el paso y nos obligaron a meternos con todo y vehículo a un brecha, donde nos quitaron dinero, alhajas y otros artículos de valor.

 “Pensamos que éramos los únicos, pero cuando estábamos adentro, vimos que había por lo menos otros seis vehículos de paisanos que venían de Estados Unidos hacia Michoacán, Jalisco y Colima, que también estaban siendo despojados”, narró Hugo.

Explicó que él vino a la entidad a la boda de una de sus hermanas -“que se va a quedar sin regalo, porque me quitaron todo el dinero”- y viajaba en una camioneta Suburban, acompañado por su mamá, su esposa y tres hijos menores de edad. Según narra, “ya que me obligaron a estacionarme a un costado de la brecha, un sujeto se metió de mi lado (del volante) y me dijo que me recorriera al centro del asiento, mientras otra más se metía por el otro costado. Lo mismo hicieron otros de los pistoleros en el resto de los vehículos. Por lo menos eran unos diez sujetos. Y cuando les dije que no les hicieran daño a los niños, uno de ellos me puso el arma en la panza y me dijo: no somos matones ni violadores, sólo queremos la lana, si no haces pedo, no les va a pasar nada”.

Les denunciantes coincidieron en que los asaltantes “se dieron el lujo de dejarnos dinero para regresarnos. Yo traía 3 mil dólares –dice Germán- y después que me los quitaron, me preguntaron que a dónde iba, cuando les dije que Tuxpan,  Nayarit, uno le ordenó a otro de sus cómplices: a éste dale mil pesos, con eso llega para allá. Igualmente, a una señora que manejaba una camioneta Cherokee en la que llevaba a sus hijos, y que iba hasta Michoacán, le dieron tres mil pesos para que llegara a su tierra, pero antes le habían quitado como 4 mil dólares”.

Marco Antonio Rivera dice estar “casi seguro” que al pasar por la caseta de cobro de Culiacán “el cobrador dijo por un radio: ahí va uno”. Luego añade: “No quisiera creer que ellos tengan algo que ver, pero es muy raro que alguien te pueda hacer eso en una autopista de paga, y que nadie se dé cuenta”.


Copyright © 1996-2017 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone