Herramientas Personales
Navegación
 
Acciones de Documento

“Fueron los mexicanos”

Última modificación 26/08/2010 20:14
por luisg

Los migrantes estaban sentados en círculo y escuchaban, entre las nubes de su cansancio, las preguntas. El cuarto sin ventanas es un refugio temporal, en el lado guatemalteco de la línea. Quise saber con cuál de las corporaciones del orden mexicanas habían tenido más problemas. Supe que distinguían, por sus uniformes, las diferencias entre policías municipal y estatal, entre ejército y marina, entre Betas y judiciales. “¿Usted quiere saber quién nos trató mal?”, preguntó al cabo de un rato un salvadoreño. “Sí, eso quiero saber”. La respuesta fue seca: “Pues fueron los mexicanos”.

Por: Arturo Cano 

“Fueron los mexicanos”, dijo el salvadoreño, con toda razón. La escena ocurrida hace unos años o ayer, en Tecún Umán. Los migrantes en círculo eran deportados. Del lado mexicano, habían sufrido abusos de parte de policías de todos los colores, de soldados, de maras que se mezclan entre ellos, de los guardias del ferrocarril. De mexicanos, pues.

Véase la siguiente denuncia publicada en junio de 2009:

“Un migrante de origen hondureño señaló que fue secuestrado en Reynosa, Tamaulipas, por una banda de ocho individuos armados que se hicieron pasar por “coyotes” y ofrecieron llevar a los migrantes hasta “el otro lado”. El migrante fue secuestrado junto con sesenta y dos migrantes más; todos fueron insultados y amenazados de muerte por los secuestradores y trasladados a una casa de seguridad ubicada en esa misma ciudad, en la cual ya se encontraban otros ciento treinta y tres secuestrados. El monto del rescate para liberar a la víctima, que permaneció secuestrada veintisiete días, fue de mil quinientos dólares, cantidad que fue pagada por los familiares a través de un depósito realizado en una empresa de envíos de dinero”.

Los migrantes de San Fernando no tuvieron tanta “suerte” y fueron víctimas de una situación que las autoridades mexicanas conocen muy bien desde hace tiempo. Por lo menos desde que recibieron el informe especial de la Comisión Nacional de Derechos Humanos que incluye el anterior testimonio (http://www.cndh.org.mx/INFORMES/Especiales/infEspSecMigra.pdf).

Hay también otros mexicanos que llevan años exigiendo a las autoridades protección para quienes cruzan el país con rumbo a Estados Unidos. Al frente de ellos están los curas y oenegeneros que hacen milagros para mantener casas de refugio en todo el territorio nacional, muchas veces con las autoridades locales en contra. Y sin ningún resultado, como lo prueba la masacre de 72 migrantes a manos de un grupo criminal.

“Amnistía Internacional ha emitido una Acción Urgente a favor de los migrantes alojados en la Casa del Migrante de Saltillo, Coahuila, y del personal que trabaja en dicha organización. Personas desconocidas posiblemente vinculadas a una red de tráfico de personas han intentado secuestrar a migrantes que se alojan en el refugio. Los trabajadores del refugio también están en riesgo de sufrir hostigamiento. Esta Acción Urgente es una actualización de los documentos emitidos el 9 de octubre y el 2 de noviembre de 2009”, decía el comunicado de hace unos días.

En abril pasado, Amnistía Internacional demandaba a las autoridades mexicanas “para poner fin a los persistentes abusos contra personas migrantes que son acechadas por bandas de delincuentes mientras funcionarios públicos ignoran los hechos o incluso participan en secuestros, violaciones y asesinatos”.

La situación que describe el organismo internacional es, lamentablemente, la misma hoy, con el agravante de que los grupos criminales han pasado del secuestro con fines de extorsión a la ejecución en masa de los migrantes.

Al dar a conocer el informe Víctimas invisibles. Migrantes en movimiento en México, el organismo internacional documentó “los alarmantes niveles de abusos que sufren las decenas de miles de migrantes irregulares de Centroamérica que cada año intentan llegar a los Estados Unidos cruzando México”.

¿Alguien recuerda a los 19 migrantes asfixiados en Texas en 2003? Se hizo un escándalo nacional e internacional. Entre los muertos de entonces había nacionales de Guatemala, México, Honduras, El Salvador y República Dominicana. Hoy son de El Salvador, Honduras, Brasil y Ecuador. ¿No sería hora de una acción continental a favor de los migrantes? ¿Alguien recordará a los 72 muertos dentro de siete años?  

El informe de Amnistía Internacional 

Aquí algunos extractos del comunicado de entonces:

“Las personas migrantes en México se enfrentan a una crisis de derechos humanos que las deja prácticamente sin acceso a la justicia, por miedo a represalias y a ser deportadas del país si denuncian los abusos”, ha afirmado Rupert Knox, investigador sobre México de Amnistía Internacional.  

“La persistente inacción de las autoridades para enfrentar los abusos cometidos contra migrantes irregulares ha hecho que su viaje a través de México sea uno de los más peligrosos del mundo.” 

Los secuestros de migrantes, principalmente para pedir rescate, alcanzaron nuevas cotas en 2009, año en el que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó de que casi 10.000 fueron secuestrados en un periodo de seis meses, y casi la mitad de las víctimas entrevistadas dijeron que funcionarios públicos estaban involucrados en su secuestro.

“Se calcula que 6 de cada 10 mujeres y niñas migrantes sufren violencia sexual, lo que presuntamente hace que algunos traficantes de personas exijan a las mujeres administrarse una inyección anticonceptiva antes del viaje, para evitar que se queden embarazadas como consecuencia de violación.

“El 23 de enero de 2010, policías armados hicieron detenerse a un tren de carga en el que viajaban más de 100 migrantes en el estado de Chiapas, en el sur de México.

“Verónica (nombre ficticio) afirmó que la Policía Federal la obligó a bajar del tren junto a los demás migrantes y tumbarse boca abajo en el suelo, y luego les robaron sus pertenencias y los amenazaron con matarlos si no continuaban su viaje a pie a lo largo de las vías.

“Después de caminar durante horas, el grupo fue atacado por hombres armados que violaron a Verónica y mataron al menos a uno de los migrantes.  

“Días más tarde se detuvo a dos sospechosos después de que un activista local ayudase a los migrantes a presentar una denuncia, pero no se emprendió acción alguna contra la Policía Federal, a pesar de que los migrantes identificaron a dos agentes presuntamente implicados. 

“México tiene la responsabilidad de prevenir, castigar y remediar los abusos, tanto si los cometen bandas delictivas como si son obra de funcionarios públicos”, ha afirmado Rupert Knox.El informe pide acciones inmediatas para garantizar el acceso de las personas migrantes a los mecanismos de presentación de denuncias, cualquiera que sea su situación, y garantizar investigaciones efectivas.

La inmensa mayoría de los migrantes que viajan a través de México son centroamericanos que se dirigen a la frontera de los Estados Unidos en busca de trabajo.  

Rubén Figueroa, defensor de los derechos humanos mexicano que proporciona refugio y alimentos a migrantes, dijo a Amnistía Internacional: “Desde que salen de sus casas debido a la pobreza extrema donde viven ellos, el viaje hacia el norte es una pesadilla, es un infierno para ellos, pero lo hacen por el bienestar de sus familias”.

El gobierno mexicano ha afirmado a menudo su compromiso de proteger los derechos de las personas migrantes, cualquiera que sea su situación jurídica, y es un destacado promotor de los derechos de los migrantes en la escena internacional.

A pesar de algunas medidas positivas en los últimos años, por ejemplo la mejora de la protección de los derechos de los niños y niñas no acompañados y la penalización del tráfico de personas, en realidad, en muchos casos, no se ha impedido los abusos contra las personas migrantes, ni se ha castigado a los responsables.  

Entre las recomendaciones de Amnistía Internacional para abordar esta crisis de derechos humanos figuran las siguientes:

•          Reformas legislativas para garantizar el acceso a la justicia para los migrantes;

•          Establecimiento de un grupo especial federal para coordinar e implementar las medidas;

•          Compilación y publicación de datos sobre los abusos contra personas migrantes y las medidas adoptadas para hacer rendir cuentas a los responsables, incluidos funcionarios públicos. 


Copyright © 1996-2014 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.

Desarrollado por La Jornada

Hecho con Plone